Relaciones interpersonales

¿Qué hacemos ante las invasiones del otro?
La vida es intercambio continuo. Hoy vamos a poner la lupa en la "pequeñas invasiones" que suceden en los intercambios humanos. Según esté configurada nuestra identidad, tendemos a evitar la confrontación o todo lo contrario, a promoverla.
¿Nos permitimos recibir?
En las relaciones humanas existe un constante intercambio entre dar y recibir. En el post anterior hablamos de las personas que dan en exceso en sus relaciones y que no tienen en cuenta sus necesidades y no se permiten recibir. El otro día nos centramos en el exceso de dar. Hoy nos centramos en el déficit de recibir. ¿Te permites recibir, pedir, tomar? Muchas personas saben que esto les cuesta.
¿Das mucho y recibes poco en tus relaciones?
Si la pregunta del título resuena a menudo en tu cabeza, en este post dispones de respuestas para clarificar tus intercambios de dar y recibir con los otros. Cuando damos mucho en las relaciones con la sensación de no recibir en igual medida, llega un momento en que nos agotamos y nos decepcionamos de los demás. Es el momento de hacerse  preguntas para comprender que está pasando, qué nos ha llevado hasta ese punto y tomar la decisión de cambiar nuestros intercambios. 
Relaciones interpersonales: de reaccionar en automático a elegir nuestras respuestas
Al relacionarnos, solemos actuar en base a reacciones automáticas. Aprender a observar la secuencia paso a paso de estos patrones reactivos es la forma de transformar las reacciones en respuestas más conscientes y elegidas. Asi, lograremos implicarnos en un proceso de maduración de nosotros mismos y nuestras relaciones.
La culpa en la diferenciación de la familia de origen.
El proceso de diferenciación e individuación de nuestra familia de origen es fundamental para lograr nuestro crecimiento como personas adultas y construir relaciones maduras. Es una diferenciación sobre todo en lo sutil (simbólico) y no en sólo en lo denso (físico) que también. En este proceso sutil la culpa está presente y proviene, como no, de nuestra lealtad a las creencias familiares inconscientes que nos habitan.
LO QUE NO DIGO en la Comunicación
Al hablar de comunicación, generalmente nos centramos en qué digo y cómo lo digo. Esta parte es fundamental, pero hoy vamos a poner el foco en una parte más invisible con gran impacto también en la comunicación: LO QUE NO DIGO, fuente de confusiones y malentendidos en las relaciones. El mito de la armonía, dar por supuesto las cosas y nuestros miedos están en la raíz de nuestros silencios.
Poner límites en las relaciones
Al hablar de las relaciones con los demás usamos a menudo la expresión "poner límites". Nos referimos a poner límites a la conducta del otro. El foco está en las conductas y en el otro, en el afuera. El otro con su conducta me obliga a mí a ponerle límites. Poner límites a las peticiones excesivas de un jefe en el trabajo, a los comentarios y consejos de familiares, a la imposición de decisiones en la pareja, a la falta de colaboración de un compañero, a las rabietas de un niño etc.
La Pareja y la Comunicación
Tener nociones claras y precisas sobre la naturaleza de la comunicación humana es fundamental para construir relaciones saludables. Es lo que en la serie de publicaciones "La Comunicación en la Pareja" vamos a recorrer.
Me pregunto, luego amplio mis limites
Analiza la situación: date un tiempo para analizar y ver la situación con perspectiva, para poder ser más objetivos. Acepta el malestar que implica la culpa: no trates de evitarlo, acepta tu conducta, responsabilízate de ello.