Gestionar la Frustración

Sentimos frustración cuando nuestras expectativas/creencias no coinciden con la realidad. Me frustro cuando algo no me sale bien, cómo a mi me gustaría que saliese. Cuando otra persona hace algo que no me agrada o no cuadra con lo que yo pienso que debería ser. O cuando lo acontecimientos que suceden no son lo que yo esperaba.

¿Cuáles son las vías por las que gestionamos la frustración? Generalmente este choque expectativas-realidad supone incertidumbre y miedo, que tapamos culpándonos a nosotros o a los demás de lo que ocurre.  Me culpo a mí mismo de hacerlo mal, no ser capaz, no ser suficiente. Llego a la conclusión de que no sé hacer las cosas. Me quedo en un discurso de desvalorización, tiendo a ser más pasivo y dejarme guiar por otro que sabe más, del que luego me quejaré por no cumplir mis expectativas también. Culpo a otro de hacerlo mal o no ser capaz. Llego a la conclusión de que yo sé cómo se hacen las cosas y el otro no. Me quedo en un discurso de sobrevalorización y tiendo a ser impositivo, o a esperar que el otro cambie para cuando no lo haga seguir culpándolo y victimizarme.

En ambas opciones, no me planteo interrogar mis expectativas y creencias. Me aferro a mis creencias sin cuestionarlas. Mantengo que las cosas deberían ser de otra manera pero por mi o por otro no lo son. De hecho pongo mis creencias por encima de la realidad de forma egocéntrica e inmadura. No doy valor a la realidad, de hecho la rechazo porque debería ser de otro modo, no doy valor a lo que está pasando, no me planteo por qué y para qué ocurre algo una y otra vez en mi vida. No utilizo las Respuestas que trae consigo la Realidad.

¿Qué recursos puedo utilizar para aprender a frustrame de forma más funcional?  Observarme en el proceso dramático de culparme o culpar como forma de tapar la incertidumbre (no se trata de evitar de entrada el juicio y la culpa porque sería negar donde estoy). Incluir a la Realidad (que se repite en forma de conflicto en mi vida) como una Respuesta que trae información. Tomar conciencia de mis expectativas y creencias para ver sus límites, poder reformularlas y ampliarlas, asumir mi responsabilidad en ello y desafiarme a tomar decisiones y acciones diferentes.

Un ejemplo aporta claridad: Un hombre relata que sus parejas no funcionan porque no se lo ponen fácil. Siempre se enfadan y generan  un montón de conflictos, que es justo lo que él trata de evitar en su vida, “hacen difícil lo fácil”. Puede pasarse la vida de pareja en pareja, repitiendo el patrón de quejarse del otro o conversar con la realidad para entender lo que pasa. Al explorar su biografía comprende que ha vivido con una familia sobreprotectora, que le ha evitado las dificultades o las ha solucionado por él siempre. Asi, en sus relaciones adultas, cuando alguien plantea un problema, diferencia de opinión, dificultad sobre la que negociar, él lo vive como un conflicto que no debería existir pues su creencia automática es “la gente que te quiere te lo pone fácil”. Cuando incluye a la Realidad en vez de rechazarla porque no le cuadra, y se interroga sobre lo que pasa, descubre el límite de la creencia con la que se identifica, la cuestiona y la reformula con un mayor alcance. Se da cuenta de que él está contribuyendo a perpetuar los conflictos con su baja tolerancia a ellos. Toma su parte de responsabilidad en los conflictos con el otro y su desafío es implicarse en acciones como negociar con su pareja ante las dificultades y aportar soluciones más creativas. En este proceso se sentirá vulnerable y transitará incertidumbre. Que gestionara no taponando con culpas (o si lo hace se dará cuenta de que está actuando según el patrón automático de queja del otro) sino dando lugar a un proceso creativo que le permite nuevos alcances en la comprensión de si mismo, sus relaciones con los demás y la realidad. Todo un proceso y oportunidad para habitar su vida, en vez de que su vida sea habitada por creencias incoscientes.

Preguntas útiles: ¿Qué es lo que culpo en otros o en mi? ¿Qué conflicto tengo en la actualidad? ¿Que pienso (creencia) sobre el conflicto que tengo actualmente con otros? ¿En se relaciona este conflicto con las experiencias de mi biografía? ¿Que tiene que ver mi conflicto actual con las creencias sobre qué es el amor o qué es el éxito que aprendí en mi familia? ¿Cuál es mi desafío? ¿Qué acciones o decisiones implica este desafío?. Las respuestas han de ser concretas y no abstractas.

Gracias por tu atención!

18.04.2021

Compártelo en tus redes sociales
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp

Otros aportes

La Identidad Personal
Nuestra identidad comienza a configurarse en nuestra infancia. Madurar hacia el adulto incluye implicarnos en actualizarla a lo largo de toda nuestra vida.
Relaciones interpersonales: de reaccionar en automático a elegir nuestras respuestas
Al relacionarnos, solemos actuar en base a reacciones automáticas. Aprender a observar la secuencia paso a paso de estos patrones reactivos es la forma de transformar las reacciones en respuestas más conscientes y elegidas. Asi, lograremos implicarnos en un proceso de maduración de nosotros mismos y nuestras relaciones.
La culpa en la diferenciación de la familia de origen.
El proceso de diferenciación e individuación de nuestra familia de origen es fundamental para lograr nuestro crecimiento como personas adultas y construir relaciones maduras. Es una diferenciación sobre todo en lo sutil (simbólico) y no en sólo en lo denso (físico) que también. En este proceso sutil la culpa está presente y proviene, como no, de nuestra lealtad a las creencias familiares inconscientes que nos habitan.