Gestión Emocional

Minimizar y Dramatizar, dos formas de negar las emociones.
Minimizar y dramatizar las emociones son reacciones “opuestas” que nos llevan a lo mismo: a negar la experiencia emocional genuina, una por defecto y otra por exceso. Parecen dos reacciones opuestas y realmente están unidas porque logran lo mismo, evitar tomar las emociones para darles respuesta. Ambas no desconectan de nosotros mismos que somos seres emocionales.
La Identidad Personal
Nuestra identidad comienza a configurarse en nuestra infancia. Madurar hacia el adulto incluye implicarnos en actualizarla a lo largo de toda nuestra vida.
Gestionar la Frustración
Sentimos frustración cuando nuestras expectativas/creencias no coinciden con la realidad. Me frustro cuando algo no me sale bien, cómo a mi me gustaría que saliese. Cuando otra persona hace algo que no me agrada o no cuadra con lo que yo pienso que debería ser. O cuando lo acontecimientos que suceden no son lo que yo esperaba. ¿Cuáles son las vías por las que gestionamos la frustración?¿Qué recursos puedo utilizar para aprender a frustrame de forma más funcional? 
Comprender la Tristeza
En algún momento de nuestra vida, podemos vivir un periodo de tristeza en el momento que no esperábamos y de forma más intensa y duradera de lo que creemos adecuado. Es una experiencia difícil en la que es importante acompañarnos con delicadeza y profundidad.
Conocer nuestras emociones
Todo el mundo se siente bajo de vez en cuando, por lo que no siempre es fácil saber cuándo es parte de la vida diaria y cuándo es el momento de buscar ayuda.