FUNCIONALIZAR NUESTRA COMUNICACIÓN

Una de las quejas mas comunes son las dificultades en la comunicación. Muchas veces cuando surgen estas dificultades nos justificamos o justificamos al otro con razones superficiales.

Para mejorar nuestra comunicación es útil hacernos la pregunta: ¿PARA QUÉ digo esto? y respondernos con honestidad. Los PARA QUÉ genuinos suelen estar escondidos tras las justificaciones. Tomar conciencia de ellos nos es el punto de partida para transformarlos y desarrollar una comunicación más funcional. Partir del error/falla/límite es la única vía para expandir un nuevo alcance.

¿Digo esto para descargar mi rabia sobre el otro e imponerme? Si me permito confesar esto, a partir de ello puedo dar el paso de hacerme cargo de mi emoción, regularla y contenerla, traduciéndola con palabras que no hieran al otro y le permitan saber cómo me siento. De esta forma podemos buscar soluciones juntos sobre la cuestión que me preocupa.

¿Digo esto para generar culpa en el otro y así conseguir lo que quiero victimizándome? Dándome cuenta de este “para qué” sutil doy el paso de reconocer lo que quiero y necesito para pedirlo de forma clara asumiendo que el otro puede elegir hacerlo o no y que sobre esto también podemos hablar con mayor claridad.

Hacerme estas preguntas y dar estos pasos me ayuda a desarrollar un PARA QUÉ más coherente, claro y responsable que favorece el encuentro conmigo y con el otro.

Gracias por tu atención!

9-8-2022

Compártelo en tus redes sociales
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp

Otros aportes

¿Que papel juega la repetición en nuestras vidas?
Dependiendo desde que paradigma vivamos, la repetición tiene una significación e implicación absolutamente diferente en nuestra vida. El paradigma de conciencia da propósito y funcion a la repetición como mecanismo básico. El paradigma que excluye a la conciencia no lleva a la repetición compulsiva, sin propósito en la que el cambio de un polo a otro se codifica como cambio cuando no lo es.
¿Por qué se repiten la heridas en nuestra vida?
Cada persona tiene una herida emocional y relacional. Por ejemplo, una persona tiene la herida del abandono, lo vive una y otra vez en sus relaciones. Dice querer superarla y, sin embargo, le sucede de forma repetitiva a lo largo de su vida. Una parte de la persona quiere salir de esto y, a la vez, el patrón inconsciente de su identidad hace todo lo posible para que el patrón se repita y no cambien las cosas. Por eso, es importante hacer un proceso de cuestionamiento y profundización a través de una terapia desde esa parte de nosotros que está motivada a descubrir lo desconocido que nos ata  a la repetición y donde está también nuestro potencial de crecimiento si funcionalizamos el patrón.
¿Qué hacemos ante las invasiones del otro?
La vida es intercambio continuo. Hoy vamos a poner la lupa en la "pequeñas invasiones" que suceden en los intercambios humanos. Según esté configurada nuestra identidad, tendemos a evitar la confrontación o todo lo contrario, a promoverla.