Conocer nuestras emociones

👉 Las emociones son una dimensión básica del ser humano. Presentes en cada acción diaria y decisión.
 
👉 A través de valores familiares y sociales aprendemos cuál es la mejor forma de vivirlas y gestionarlas.
 
👉 Los valores suelen dar importancia y potenciar cualidades como la fortaleza, la felicidad, el bienestar, la alegría. Es legítimo.
 
👉 Sin embargo emociones básicas como la tristeza, el enfado y el miedo son consideradas de forma muy parcial, pensamos que es mejor sentirlas lo menos posible.
 
🔑 Y son también dimensiones básicas de nosotros. Forman parte de nuestra vida y tienen la importante función de focalizar la atención en un suceso importante para abordarlo y con ello renovarnos y crecer, guiarnos en la regulación de las relaciones y desafiarnos a tener una visión integra de la vida que redefine a la felicidad y el bienestar incluyendo el valor de estas emociones.
 
👉 Este mapa de valores que dice SI a unas emociones y NO a otras, genera una vivencia emocional disociada e incoherente, negando emociones, sustituyendo unas por otras, dejando heridas sin la atención que requieren. Esto que parece tan sencillo tiene muchas repercusiones en nuestra vida y relaciones.
 
🔎 Reforzamos este aprendizaje emocional disociado más a menudo de lo que pensamos en formas sutiles. Me ha parecido muy representativa la foto con la alegría nítida y el enfado, la tristeza y el miedo borrosos. ¿No es curioso que aparezcan así? ¿Qué mensaje recojo de forma inconsciente al ver la imagen?
 
📝 La propuesta es preguntarse: ¿Cuáles son mis valores para vivir las emociones? ¿Estoy disponible a reconocerlos? ¿Implicarme en el proceso de desaprenderlos? ¿Empezar a hacerme mis propias preguntas?
 
Gracias por tu atención!
Compártelo en tus redes sociales

Otros aportes

FUNCIONALIZAR NUESTRA COMUNICACIÓN
Una de las quejas mas comunes son las dificultades en la comunicación. Muchas veces cuando surgen estas dificultades nos justificamos o justificamos al otro con razones superficiales. Para mejorar nuestra comunicación es útil hacernos la pregunta: ¿PARA QUÉ digo esto? y respondernos con honestidad.
¿Por qué se repiten la heridas en nuestra vida?
Cada persona tiene una herida emocional y relacional. Por ejemplo, una persona tiene la herida del abandono, lo vive una y otra vez en sus relaciones. Dice querer superarla y, sin embargo, le sucede de forma repetitiva a lo largo de su vida. Una parte de la persona quiere salir de esto y, a la vez, el patrón inconsciente de su identidad hace todo lo posible para que el patrón se repita y no cambien las cosas. Por eso, es importante hacer un proceso de cuestionamiento y profundización a través de una terapia desde esa parte de nosotros que está motivada a descubrir lo desconocido que nos ata  a la repetición y donde está también nuestro potencial de crecimiento si funcionalizamos el patrón.
¿Nos permitimos recibir?
En las relaciones humanas existe un constante intercambio entre dar y recibir. En el post anterior hablamos de las personas que dan en exceso en sus relaciones y que no tienen en cuenta sus necesidades y no se permiten recibir. El otro día nos centramos en el exceso de dar. Hoy nos centramos en el déficit de recibir. ¿Te permites recibir, pedir, tomar? Muchas personas saben que esto les cuesta.