Conocer nuestras emociones

👉 Las emociones son una dimensión básica del ser humano. Presentes en cada acción diaria y decisión.
 
👉 A través de valores familiares y sociales aprendemos cuál es la mejor forma de vivirlas y gestionarlas.
 
👉 Los valores suelen dar importancia y potenciar cualidades como la fortaleza, la felicidad, el bienestar, la alegría. Es legítimo.
 
👉 Sin embargo emociones básicas como la tristeza, el enfado y el miedo son consideradas de forma muy parcial, pensamos que es mejor sentirlas lo menos posible.
 
🔑 Y son también dimensiones básicas de nosotros. Forman parte de nuestra vida y tienen la importante función de focalizar la atención en un suceso importante para abordarlo y con ello renovarnos y crecer, guiarnos en la regulación de las relaciones y desafiarnos a tener una visión integra de la vida que redefine a la felicidad y el bienestar incluyendo el valor de estas emociones.
 
👉 Este mapa de valores que dice SI a unas emociones y NO a otras, genera una vivencia emocional disociada e incoherente, negando emociones, sustituyendo unas por otras, dejando heridas sin la atención que requieren. Esto que parece tan sencillo tiene muchas repercusiones en nuestra vida y relaciones.
 
🔎 Reforzamos este aprendizaje emocional disociado más a menudo de lo que pensamos en formas sutiles. Me ha parecido muy representativa la foto con la alegría nítida y el enfado, la tristeza y el miedo borrosos. ¿No es curioso que aparezcan así? ¿Qué mensaje recojo de forma inconsciente al ver la imagen?
 
📝 La propuesta es preguntarse: ¿Cuáles son mis valores para vivir las emociones? ¿Estoy disponible a reconocerlos? ¿Implicarme en el proceso de desaprenderlos? ¿Empezar a hacerme mis propias preguntas?
 
Gracias por tu atención!
Compártelo en tus redes sociales
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp

Otros aportes

Autoestima y Expectativas
A la hora de comprender cómo nos valoramos, es importante explorar y tomar conciencia de cuales son las expectativas concretas que tenemos respecto a nosotros mismos. Si son muy elevadas nos llevan a la sobre exigencia, la frustración constante y al estrés.
Minimizar y Dramatizar, dos formas de negar las emociones.
Minimizar y dramatizar las emociones son reacciones “opuestas” que nos llevan a lo mismo: a negar la experiencia emocional genuina, una por defecto y otra por exceso. Parecen dos reacciones opuestas y realmente están unidas porque logran lo mismo, evitar tomar las emociones para darles respuesta. Ambas no desconectan de nosotros mismos que somos seres emocionales.
La Identidad Personal
Nuestra identidad comienza a configurarse en nuestra infancia. Madurar hacia el adulto incluye implicarnos en actualizarla a lo largo de toda nuestra vida.