Autoestima y Expectativas

Hoy vamos a hacer una reflexión sobre la relación entre la autoestima y las expectativas.

A la hora de comprender cómo nos valoramos, es importante explorar y tomar conciencia de cuales son las expectativas concretas que tenemos respecto a nosotros mismos.

Si son muy elevadas nos llevan a la sobre exigencia, la frustración constante y al estrés.

Asumir responsabilidades excesivas o de otros, dar respuesta a una agenda agotadora, gustar y complacer  a todo el mundo, pensar que hacer las cosas bien implica destacar sobre otros, no permitir los errores, asumirnos responsables del bienestar de otros, etc.

Guiar nuestra vida por estas creencias tiene mucho de fantasía.

Cuestionarlas es el primer paso para ajustarlas a la realidad y elegirlas con mayor equilibrio y madurez.

Gracias por tu atención!

Compártelo en tus redes sociales
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp

Otros aportes

¿Qué hacemos ante las invasiones del otro?
La vida es intercambio continuo. Hoy vamos a poner la lupa en la "pequeñas invasiones" que suceden en los intercambios humanos. Según esté configurada nuestra identidad, tendemos a evitar la confrontación o todo lo contrario, a promoverla.
El valor del femenino
El valor del femenino, como principio estructural, es el valor del proceso que implica cada cosa que existe. Paso a paso. La Tierra, en su femenino, nos lo muestra constantemente en el proceso de gestación lento de cada fruto que después nos alimenta. La mujer en el proceso de gestación de un bebé nueve meses también.
¿Nos permitimos recibir?
En las relaciones humanas existe un constante intercambio entre dar y recibir. En el post anterior hablamos de las personas que dan en exceso en sus relaciones y que no tienen en cuenta sus necesidades y no se permiten recibir. El otro día nos centramos en el exceso de dar. Hoy nos centramos en el déficit de recibir. ¿Te permites recibir, pedir, tomar? Muchas personas saben que esto les cuesta.