Autoestima y Expectativas

Hoy vamos a hacer una reflexión sobre la relación entre la autoestima y las expectativas.

A la hora de comprender cómo nos valoramos, es importante explorar y tomar conciencia de cuales son las expectativas concretas que tenemos respecto a nosotros mismos.

Si son muy elevadas nos llevan a la sobre exigencia, la frustración constante y al estrés.

Asumir responsabilidades excesivas o de otros, dar respuesta a una agenda agotadora, gustar y complacer  a todo el mundo, pensar que hacer las cosas bien implica destacar sobre otros, no permitir los errores, asumirnos responsables del bienestar de otros, etc.

Guiar nuestra vida por estas creencias tiene mucho de fantasía.

Cuestionarlas es el primer paso para ajustarlas a la realidad y elegirlas con mayor equilibrio y madurez.

Gracias por tu atención!

Compártelo en tus redes sociales
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp

Otros aportes

FUNCIONALIZAR NUESTRA COMUNICACIÓN
Una de las quejas mas comunes son las dificultades en la comunicación. Muchas veces cuando surgen estas dificultades nos justificamos o justificamos al otro con razones superficiales. Para mejorar nuestra comunicación es útil hacernos la pregunta: ¿PARA QUÉ digo esto? y respondernos con honestidad.
¿Que papel juega la repetición en nuestras vidas?
Dependiendo desde que paradigma vivamos, la repetición tiene una significación e implicación absolutamente diferente en nuestra vida. El paradigma de conciencia da propósito y funcion a la repetición como mecanismo básico. El paradigma que excluye a la conciencia no lleva a la repetición compulsiva, sin propósito en la que el cambio de un polo a otro se codifica como cambio cuando no lo es.
¿Por qué se repiten la heridas en nuestra vida?
Cada persona tiene una herida emocional y relacional. Por ejemplo, una persona tiene la herida del abandono, lo vive una y otra vez en sus relaciones. Dice querer superarla y, sin embargo, le sucede de forma repetitiva a lo largo de su vida. Una parte de la persona quiere salir de esto y, a la vez, el patrón inconsciente de su identidad hace todo lo posible para que el patrón se repita y no cambien las cosas. Por eso, es importante hacer un proceso de cuestionamiento y profundización a través de una terapia desde esa parte de nosotros que está motivada a descubrir lo desconocido que nos ata  a la repetición y donde está también nuestro potencial de crecimiento si funcionalizamos el patrón.