Autoestima y Expectativas

Hoy vamos a hacer una reflexión sobre la relación entre la autoestima y las expectativas.

A la hora de comprender cómo nos valoramos, es importante explorar y tomar conciencia de cuales son las expectativas concretas que tenemos respecto a nosotros mismos.

Si son muy elevadas nos llevan a la sobre exigencia, la frustración constante y al estrés.

Asumir responsabilidades excesivas o de otros, dar respuesta a una agenda agotadora, gustar y complacer  a todo el mundo, pensar que hacer las cosas bien implica destacar sobre otros, no permitir los errores, asumirnos responsables del bienestar de otros, etc.

Guiar nuestra vida por estas creencias tiene mucho de fantasía.

Cuestionarlas es el primer paso para ajustarlas a la realidad y elegirlas con mayor equilibrio y madurez.

Gracias por tu atención!

Compártelo en tus redes sociales
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp

Otros aportes

Inteligencia Estructural
¿Qué nos aporta la inteligencia estructural? Conectar aquello que en principio no relacionamos. Comprender la naturaleza de la vida de una forma más profunda. Tener una comprensión más coherente y con más sentido de lo que nos ocurre. Dar respuestas mucho más funcionales a nuestros problemas o desafíos.
Minimizar y Dramatizar, dos formas de negar las emociones.
Minimizar y dramatizar las emociones son reacciones “opuestas” que nos llevan a lo mismo: a negar la experiencia emocional genuina, una por defecto y otra por exceso. Parecen dos reacciones opuestas y realmente están unidas porque logran lo mismo, evitar tomar las emociones para darles respuesta. Ambas no desconectan de nosotros mismos que somos seres emocionales.
La Identidad Personal
Nuestra identidad comienza a configurarse en nuestra infancia. Madurar hacia el adulto incluye implicarnos en actualizarla a lo largo de toda nuestra vida.