Alegría ¿Genuina o Forzada?

La alegría en su expresión genuina nos conecta con la satisfacción del momento presente y nos envía una señal química de bienestar que nos informa de que nuestras metas y deseos se están cumpliendo.

Las emociones en el humano están filtradas por creencias que transforman su vivencia. Las emociones adquieren entonces el valor de usarlas como señales para tomar cociencia de cuales son nuestras creencias.

“Soy el motor de la familia, muchas veces veo que los otros reflejan como estoy yo, si yo estoy bien ellos están bien”, “estoy triste y preocupada, pero si lo expreso me siento culpable de cargar a los demás, mejor no preocuparles”, “Tengo que ser fuerte”, “En mi familia yo siempre he sido la alegre y vital”, “Los demás aprecian en mi la cualidad de la alegría”, “La vida son dos días y no merece la pena estar triste”, “Hay que vivir el presente y disfrutar”.

Si mi identidad está codificada con estas creencias mi alegría no será genuina sino forzada: una tapadera con la que mostrarme a los demás y esconderme de mis otras emociones.

Esto no quiere decir que no haya que promover la alegría en nosotros.

Las emociones nos sirven como señales para tomar conciencia de las creencias inconscientes que hay detrás y guían nuestra vida. Así puedo cuestionarlas y elegir conscientemente de forma más funcional para mi y mi entorno.

Algunas preguntas a modo de ejercicio: ¿Qué es la alegría para mí?, ¿Qué aprendí en mi casa que es la alegría? ¿Cuándo y en que situaciones suelo sentirla?, ¿La siento en el cuerpo?, ¿La expreso a los demás?, ¿Qué otra emociones suelo sentir?, ¿las rechazo?, ¿las permito?.

Gracias por tu atención,

31-10-2021

Compártelo en tus redes sociales
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp

Otros aportes

¿Qué hacemos ante las invasiones del otro?
La vida es intercambio continuo. Hoy vamos a poner la lupa en la "pequeñas invasiones" que suceden en los intercambios humanos. Según esté configurada nuestra identidad, tendemos a evitar la confrontación o todo lo contrario, a promoverla.
El valor del femenino
El valor del femenino, como principio estructural, es el valor del proceso que implica cada cosa que existe. Paso a paso. La Tierra, en su femenino, nos lo muestra constantemente en el proceso de gestación lento de cada fruto que después nos alimenta. La mujer en el proceso de gestación de un bebé nueve meses también.
¿Nos permitimos recibir?
En las relaciones humanas existe un constante intercambio entre dar y recibir. En el post anterior hablamos de las personas que dan en exceso en sus relaciones y que no tienen en cuenta sus necesidades y no se permiten recibir. El otro día nos centramos en el exceso de dar. Hoy nos centramos en el déficit de recibir. ¿Te permites recibir, pedir, tomar? Muchas personas saben que esto les cuesta.